Resistir a Covid-19 en Haiti

por Pierre Labossiere

El 19 de marzo de 2020, poco después de que las instituciones internacionales dieran a conocer que se dispondría de millones de dólares para los países empobrecidos con casos de COVID-19, las autoridades haitianas abordaron finalmente la pandemia de coronavirus declarando que había dos casos en el país. La población de Haití estaba indignada por el silencio y la inacción de las autoridades al difundirse la noticia de las medidas preventivas que se estaban aplicando en la vecina República Dominicana y en otros países. Desde la declaración inicial, el número de casos en Haití ha permanecido en duda, ya que los trabajadores sanitarios y los activistas de base desconfían de cualquier figura gubernamental y exigen que se tomen medidas para evitar un aumento catastrófico de las infecciones y las muertes.

El gobierno del presidente haitiano impuesto por EE.UU., Jovenel Moise, junto con el consorcio del Grupo Central de gobiernos extranjeros que gobiernan el Haití ocupado por la ONU, han sido negligentes a la necesidad de preparar a la nación para la calamidad de COVID-19. En un mensaje de vídeo difundido ampliamente por los medios sociales y transmitido por Radio Tele Timoun (RadioTV Juvenil), un estudiante de medicina haitiano formado en Cuba denunció que no se está produciendo la necesaria movilización de cientos de jóvenes profesionales y capacitados de la salud. En los medios sociales, la radio y la televisión, los profesionales de la medicina y el público en general han denunciado la falta de política, transparencia y capacitación sistemática que requiere el tratamiento de esta importante crisis. Al no respetar su propia regla de distancia física, las autoridades han estado movilizando repentinamente a cientos de personas para que asistan a reuniones muy concurridas para renovar las controversiales tarjetas de identificación de los votantes. Las fotos y los vídeos que muestran habitaciones sucias, camas sucias y basura infestada de ratas en los dos hospitales públicos más grandes de Puerto Príncipe han aumentado la indignación de la gente. Resumiendo los sentimientos del público en general, una mujer comerciante en un mercado al aire libre comentó que, “Las autoridades sólo se preocupan de llenarse los bolsillos…”, “No harán nada por nosotros; la opción que tengo es morir de coronavirus o de hambre; morir por el coronavirus me sacará de esta miseria…”

El tremendo descontento con la profundización de la miseria está en el centro del movimiento de base nacional. Las continuas protestas pacíficas contra la corrupción se han encontrado con una brutal represión, largas detenciones en prisiones sucias y superpobladas así como asesinatos por un aparato de seguridad mortal. Estas fuerzas, compuestas por la policía entrenada por la ONU, el ejército haitiano restaurado y los grupos paramilitares, también han sido responsables de masacres en los barrios empobrecidos de Granravin, Site Vensan y Lasalin, entre otros.

A medida que Haití se enfrenta a la pandemia, la nación se enfrenta a otros resultados del “cambio de régimen” que se produjo el 29 de febrero de 2004. Este golpe de Estado encabezado por los Estados Unidos y los 16 años posteriores de ocupación por parte de las Naciones Unidas revocaron el programa progresista aplicado por el gobierno democráticamente elegido del Presidente Jean-Bertrand Aristide. Los haitianos resisten a la imposición de las políticas neoliberales conocidas como “Plan Lanmo” o “Plan de la Muerte”. El programa del gobierno de Fanmi Lavalas del Presidente Aristide, llamado “Investir dans l’Humain (Invertir en el pueblo)”, se centró en la construcción de escuelas, una universidad médica, hospitales y el laboratorio nacional como parte de una infraestructura muy necesaria para proporcionar una educación y una atención sanitaria de calidad. Este programa para reconstruir el país después de los 37 años de dictadura corrupta de los Duvaliers y el posterior gobierno militar fue obstaculizado repetidamente por las acciones de los Estados Unidos. Un embargo económico bloqueó el desembolso de los préstamos de bajo interés aprobados para proyectos de salud, educación, transporte y agua potable, ya que dos golpes de Estado apoyados por los EE.UU. mataron a más de 15.000 personas. El plan neoliberal implementado desde el golpe de 2004 ha dado como resultado que el porcentaje del presupuesto nacional para educación se haya reducido de alrededor del 20% en 2004 al 13,1% y el de la atención sanitaria del 16,6% al 4,4%, según datos recientes.

Los logros de un gobierno orientado hacia el “pueblo primero” durante el intervalo democrático de diez años de 1994 a 2004 están grabados en la memoria colectiva. Para sobrevivir a la mortal pandemia de coronavirus, la población de Haití confía en su solidaridad mutua y en las estructuras organizadas a nivel de base para compartir información y recursos de prevención. Los trabajadores de la salud, como individuos o grupos, se están educando a sí mismos y al público. Desde el principio, mientras China luchaba contra COVID-19, el cuerpo de profesores y estudiantes de medicina de instituciones como la Fundación de la Universidad de Aristide (UNIFA) comenzó a preparar a la universidad y a la comunidad en general con un flujo constante de presentaciones educativas. Radio TeleTimoun ha estado transmitiendo diariamente mucha información valiosa relacionada con la salud, con el fin de llegar a las comunidades más vulnerables de Haití. Dado que las autoridades haitianas y de ocupación están dejando de financiar la educación y la atención de la salud, existe la urgente necesidad de prestar apoyo a una institución educativa orientada a las necesidades humanas como la UNIFA, a sus clínicas móviles de salud que salvan vidas y a su hospital-escuela en construcción.

La pandemia de coronavirus ha puesto de relieve el deterioro de las condiciones de vida en Haití. La crisis, siempre presente en el sistema de atención de la salud, la viven las mujeres que yacen en el suelo desnudo de salas de maternidad no equipadas, y los hombres y niños con diversas dolencias que no pueden recibir atención. Según estudios recientes, sólo alrededor del 30% de la población tiene acceso directo al agua potable. En esta situación, ¿cómo se van a lavar las manos con frecuencia? La falta de servicios sanitarios básicos, incluyendo la recogida de basura y desechos en las ciudades densamente pobladas, está agravando la crisis. El recorte del presupuesto para la atención médica ha resultado en la disminución de los servicios y el cierre de varios centros de atención médica y hospitales. Ahora sólo hay alrededor de 124 camas en unidades de cuidados intensivos y menos de 100 ventiladores para una población de unos 11 millones.

Los profesionales médicos están sacando a la luz estas condiciones, protestando frecuentemente para exigir equipos de protección personal y equipamiento médico básico y para hacer frente a las condiciones antihigiénicas en varias instituciones del país. Trabajadores sanitarios, maestros, estudiantes, agricultores, vendedores de mercados e incluso miembros de la policía que se enfrentan a condiciones de trabajo similares han protestado y se han declarado en huelga.

Mientras que muchos trabajadores de la salud no son remunerados, los fondos públicos siguen siendo derrochados generosamente en proyectos multimillonarios falsos y en el ostentoso estilo de vida de los funcionarios del gobierno y los consultores extranjeros del Grupo Central. Los informes de malversación y robo incluyen unos 4.200 millones de dólares robados de las ventas de petróleo como parte del programa PetroCaribe de Venezuela.

Los haitianos pueden ver por encima de las mentiras difundidas por los que gobiernan el país. Saben que la gran mayoría del dinero recaudado alrededor del mundo después del devastador terremoto de 2010, estimado en 11 mil millones de dólares, nunca llegó a ellos. Saben que las Naciones Unidas negaron su responsabilidad en la epidemia de cólera y, tras admitir finalmente su culpabilidad, se han negado a pagar reparaciones por los más de 15.000 haitianos que han muerto. No tienen fe en un gobierno que ha robado las elecciones y luego ha intensificado la represión, incluso cuando el coronavirus ha comenzado su marcha mortal.

La lucha contra el coronavirus es una lucha mundial. Exige que seamos solidarios unos con otros, a través de todas las fronteras. A pesar de la falta de cobertura, el pueblo de Haití se enfrenta a una doble crisis. Su lucha contra un sistema corrupto y represivo y ahora COVID-19 exige una fuerte defensa y apoyo. Es sumamente importante que veamos su lucha como la nuestra.